Efluvio telógeno o telogénico: síntomas, causas y soluciones

Uno de los problemas capilares más frecuentes tanto en hombres como en mujeres que provocan la caída del cabello es el conocido como efluvio telógeno o telogénico ¿quieres saber en qué consiste este problema capilar? ¿quieres conocer las causas que pueden provocarlo y las posibles soluciones? ¡En este artículo te respondemos a estas preguntas y a otras muchas!

El ciclo del cabello

Antes de adentrarnos en explicar qué es efluvio telógeno, cómo se puede detectar, las causas que lo producen y las posibles soluciones queremos explicar brevemente las tres fases del ciclo del cabello para que se entienda el efluvio telógeno mucho mejor.

El ciclo del cabello está formado por tres fases:

  • Fase anágena: es la fase del crecimiento del cabello y de las tres es la más larga ya que dura entre 2 y 5 años de media. Durante este tiempo el pelo va creciendo 1 centímetro de media al mes. En esta fase se suele encontrar la mayoría del cabello de la cabeza.
  • Fase catágena: esta fase es conocida también como fase de reposo y es mucho más corta que la anterior ya que dura unos 20 días.
  • Fase telógena: es la fase en la que el pelo ya no crece, se desprende del folículo y cae. Dura unos 3 meses.

En condiciones normales y cuando no hay un problema capilar el pelo cae y en ese folículo se forma un nuevo cabello que inicia de nuevo el ciclo. Cada folículo actúa de manera individual y se considera una caída totalmente normal aquella que no supera los 100 cabello diarios de media.

¿Qué es el efluvio telógeno y cuáles son sus causas?

El efluvio telógeno es una pérdida del cabello más abundante de lo que consideramos normal que se produce cuando el cabello está en la fase telógena durante un tiempo limitado. Es un problema capilar reversible que se produce por una variación en el ciclo del cabello. Esta variación consiste en que los cabellos afectados pasan antes de tiempo a la fase telógena y  puede estar causada por diferentes motivos:

  • Puede aparecer tras un episodio de estrés psicológico o ansiedad.
  • Por no llevar una dieta equilibrada y sufrir deficiencias nutricionales de vitaminas, hierro o proteínas por ejemplo. ¡Siempre decimos que el pelo también se alimenta de lo que comemos!
  • Por cambios hormonales como puede ser en el embarazo, en el parto o el postparto.
  • Por la reacción a un tratamiento médico o ingesta de determinados fármacos.
  • Por enfermedades de tiroides.
  • Por la realización de intervenciones quirúrgicas, por una enfermedad grave o por un sufrimiento físico importante.

Ahora también se ha descubierto que uno de los posibles efectos secundarios de la Covid-19 puede ser la caída del cabello. También debería considerarse como efluvio telógeno. Sea cual sea la causa el efluvio telógeno tiende a manifestarse a partir de los dos meses desde que se produce el motivo desencadenante.

¿Cómo se puede detectar el efluvio telógeno?

El efluvio telógeno es fácil de detectar ya que las personas que lo padecen observan una mayor caída del cabello. Ver pelo en la almohada, en el suelo del baño o en el cepillo es lo más  habitual. Esta caída suele ser difusa, es decir, se produce por toda la cabeza y no en una zona concreta como pueden ser otros tipos de alopecia como la fibrosante o la areata. Normalmente al padecer el efluvio telógeno no se produce una cambio de imagen. En algunos casos también se suele notar algo de molestia o dolor en el cuero cabelludo.

Diferencias entre efluvio telógeno y alopecia androgenética

La principal diferencia entre el efluvio telógeno y la alopecia androgenética es que solo en el caso de esta última se produce un deterioro en la raíz del cabello. Por tanto, en el efluvio telógeno después de la caída el cabello en el folículo vuelve a crecer un cabello y en el caso de la alopecia androgenética el folículo se atrofia y se hace cada vez más pequeño y el pelo que crece cada vez más fino. Después de varios ciclos el pelo deja de crecer en el folículo.

Tan solo en el caso de la alopecia androgenética se observa un cambio en la densidad capilar

Soluciones para el efluvio telógeno o telogénico

Como hemos comentado al principio, el efluvio telógeno es reversible. La clave está en detectar el factor causante del problema para ponerle solución lo antes posible. Así que cuanto antes se acuda a un profesional, antes se podrán solucionar las posibles deficiencias.

Una dieta equilibrada y con el aporte de hierro y vitaminas necesario siempre puede ayudar a mejorar el problema. También hay tratamientos capilares como el Tricomedic, que combinados con la maquinaria adecuada como puede ser la radiofrecuencia Indiba, pueden estimular el folículo para conseguir frenar la caída y favorecer la rápida recuperación del cabello.

Además, también puede venir bien utilizar el Dermaroller 540 para estimular la circulación en el cuero cabelludo y el uso de los productos de la línea P Factor de Actyva de Kemon destinados a fortalecer el cabello y frenar la caída.

Pero como hemos comentado, la clave está en acudir a un profesional para determinar la causa del problema y ponerle solución lo más rápidamente posible para evitar que el problema se cronifique. Si quieres que analicemos tu caso en Centros Beltrán puedes solicitar una primera visita gratuíta en nuestro centro de Valencia o en cualquiera de nuestros centros asociados.  Puedes hacerlo llamando al 96 348 78 20 o mándanos un Whatsapp al  601 08 13 64 . ¡Y si una vez leído el artículo te queda alguna duda también puedes preguntarnos!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *